Juntas negras en la ducha

Tanto las juntas de cemento blanco como las de silicona se van poniendo negras con el tiempo debido al ambiente de humedad que se suele crear en el cuarto de baño y que favorece que proliferen hongos y bacterias. Aquí te dejo un par de truquitos para que te olvides de las juntas enmohecidas de tu bañera o ducha. ¡Toma nota, porque son tan sencillos como efectivos!

Las juntas entre la pared y la bañera o la ducha pueden ser de cemento blanco simplemente o llevar además un cordón de silicona.

Si la tuya sólo tiene cemento blanco y no está demasiado ennegrecida basta con que la friegues bien  con un estropajo fuerte y un limpiador en gel con micropartículas para eliminar bacterias, hongos, mohos… Si lo haces después de ducharte, cuando la junta está húmeda, te será más fácil.

Si el problema es más grave y la costra negra es muy espesa intenta retirarla con un cuchillo de punta fina, después aclara y sécalo muy bien. Cuando esté totalmente seca aplica “Esmalte Acrylic satinado blanco permanente” de la marca Bruguer (con una latita pequeña tendrás suficiente). Hazlo con un pincel finito, para no manchar demasiado, pero si te sales no te preocupes, es una pintura lavable que sale muy bien con una bayeta mojada o bien con la punta de un cuchillo si se ha quedado seco (se crearía una especie de tira de plástico y sólo tienes que tirar de ella). Tendrás que esperar un par de horas para poder usar la ducha.

En el caso de que además del cemento blanco tenga silicona o para la silicona que va entre el perfil de la mampara y la pared lo que tienes que hacer es levantar un extremo con la punta de un cuchillo y tirar del cordón para que salga entero.  Y lo mismo que en el caso anterior, limpia bien la zona y cuando seque vuelve a poner silicona, blanca o transparente. Ahora las venden con pistola y es muy fácil aplicarla una misma, sólo tienes que tener un poco de paciencia y pulso, para que no te salga muy grueso el cordón. Si en algún sitio te ha quedado un punto un poco más grande aplica un poco de agua jabonosa y retira con una bayeta antes de que se seque. Espera unas 8 horas para ducharte.

Ahora hay siliconas antimoho que van genial para el cuarto de baño porque tarda mucho más en ennegrecerse. También las puedes encontrar de secado rápido, con lo que podrías usar la ducha en tan sólo 2 horas.

Espero que te haya servido. Si tienes alguna duda o quieres contarme cómo te ha salido, ya sabes, ¡deja el comentario!

🙂

Imagen

photo credit: <a href=”http://www.flickr.com/photos/missnita/690369471/”>Ani-Bee</a&gt; via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a&gt; <a href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/”>cc</a&gt;

Anuncios

El blog

Con el ritmo de vida que llevo muy pocas veces consigo estar totalmente relajada, cada vez es más raro que esto ocurra sin proponérmelo, hoy nos tenemos que currar hasta nuestros momentos relax. Pero no es muy difícil: una infusión humeando, un buen libro en el sofá arropada con mi mantita o un baño de espuma mientras escucho mi música favorita…¡¡ pocas cosas son tan reparadoras como un baño!! Y qué poquito cuesta…

La clave está en tener un buen cuarto de baño, y cuando digo buen cuarto de baño no estoy diciendo un gran cuarto de baño, digo un cuarto de baño a mi manera. Porque lo que me viene bien a mí, puede que a ti no…

Aquí podrás encontrar un montón de ideas para conseguir precisamente eso, que tu baño sea tuyo. Ese rinconcito privado en el que reencontrarte a ti misma, desconectar y olvidar todos los problemas. ¡¡Se acabó eso del vestidor soñado, reivindico el cuarto de baño soñado!! 

Sí, puede que ahora mismo creas que soy un poco rara, pero piénsalo bien, piensa en tu baño ideal, ¿qué tendrías en él?

Te hablaré del mío… El mío tendría bañera (ya sabes, la espuma). Sería una de esas grandes, para estar cómoda, pero habría ducha también, con una mampara transparente y la grifería empotrada en el techo con luces de colores, que ahora se lleva mucho eso de la cromoterapia… El lavabo sería de dos senos, con mi espacio propio, y el mueble tendría amplios cajones con separadores y cajitas para tener ordenadas todas mis cosas. Unos estantes donde colocar  unas velas, quizás un cuadro de Botero… Importantísimo el espejo, cómo no… tiene que ser retroiluminado, antivaho y con una zona de aumento. Y por supuesto, un buen radiador toallero para que mi toalla esté siempre seca y calentita. Para hablar del suelo y el revestimiento necesitaría un día entero, hay tanta cerámica que me gusta… Lo que sí te puedo decir es que mi baño ideal tendría una puerta imprescindible: ¡¡la que da al vestidor!! Jajaja

En fin, que este es un espacio para nosotras y para ese sitio de la casa tan nuestro, porque hay que ser realistas, mi baño soñado no cabe en mi piso, pero hay cosas que sí puedo hacer en él y seguro que tú también encontrarás truquitos para sacarle el máximo partido al que tienes y que cada día se parezca más al de tu cabeza.

Sigue leyendo